jueves, 9 de mayo de 2019

LA FERMENTACIÓN ÁCIDO LÁCTICA EN VEGETALES

Una tradición milenaria

La fermentación es uno de los métodos más antiguos para la transformación y conservación de los alimentos. Existe una vasta tradición de la fermentación por todo el mundo, siendo el continente asiático el lugar de referencia, donde podemos encontrar indicios del uso de salmueras y salazón desde hace miles de años. Posiblemente china sea el país que más influencia ha tenido sobre otras culturas en el resto de los continentes, donde diferentes técnicas de fermentación y la materia prima utilizada se han ido adaptando a las características ambientales y culturales de cada región.

Muchas de las técnicas de fermentación empleadas con vegetales utilizan el uso de sal, pues en las cantidades adecuadas actúa inhibiendo microorganismos no deseados de la descomposición, del tipo hongos y esporulados, y a su vez estimula el desarrollo de microorganismos beneficiosos, del tipo bacterias productoras de ácido láctico y algunas levaduras, presentes naturalmente en el cuerpo de la planta. Esta práctica culinaria ha hecho posible que diferentes poblaciones en distintas partes del mundo hayan dispuesto de verduras y hortalizas durante todo el año, tanto para equilibrar su dieta como para la supervivencia en lugares de clima muy frío, donde el invierno no permitía el acceso a vegetales frescos.

La industria de los alimentos fermentados

Actualmente en el sector de la industria alimentaria también ocupa un lugar importante la producción de alimentos fermentados, motivo por el que muchas de las técnicas tradicionales para la fermentación de los vegetales han sido tecnologizadas hacia la elaboración de un producto final comercializable. Por ejemplo en Europa las aceitunas, los pepinillos y el repollo son objeto de estas fermentaciones ácido lácticas para producir encurtidos de gustos salados y ácidos, eventualmente con matices especiados.

Hay varias razones que hacen de este proceso natural de transformación de los alimentos un sistema prolífico para su desarrollo en los ámbitos artesanal e industrial: (1) el gasto en instalaciones, materia prima y energía invertida durante su producción es mínimo, (2) permite acceder al consumo de vegetales fuera de su temporada, (3) el producto final obtenido posee unas propiedades sensoriales muy atractivas, (4) el producto final, bajo condiciones adecuadas, se conserva sin necesidad de refrigeración, pasteurización ni conservantes adicionales y (5) sustancias bioactivas post fermentación ejercen probados efectos beneficiosos sobre la salud del consumidor.

Paradójicamente es habitual que muchos de los productores convencionales de alimentos fermentados pertenecientes a la industria alimentaria usen métodos inadecuados para acelerar los procesos de maceración y adicionen conservadores químicos y potenciadores de sabor, con efectos nocivos para la salud, a sus productos. Si agarramos un bote de aceitunas o pepinillos en el supermercado posiblemente podremos leer en su etiqueta glutamato monosódico (E-621) o benzoato de sodio (E-211), dos aditivos con efectos secundarios y un alto nivel de toxicidad.

Asimismo la mayoría de estos alimentos son sometidos a procesos térmicos, como la pasteurización, por lo que su valor nutricional disminuye dramáticamente, desapareciendo valiosas vitaminas y enzimas digestivas producidas durante la fermentación.

¿Qué sucede exactamente durante la fermentación ácido láctica de los vegetales?


Los vegetales frescos además de disponer de importantes cantidades de fibra y carbohidratos, poseen una numerosa y heterogénea comunidad de microorganismos beneficiosos repartidos por las diferentes partes de la planta, entre los que podemos diferenciar algunas especies de bacterias ácido lácticas que actúan como agentes beneficiosos en la superficie de la mucosas digestiva humana. 
Durante el  corte de verduras y hortalizas, paso previo a la fermentación, se observa  en su superficie a los pocos minutos como exuda el líquido de su interior. Este exudado, además de la fibra,  proporciona un medio rico en nutrientes para el crecimiento de las bacterias ácido lácticas, como las del género Lactobacillus, Leuconostoc yPediococcus.

Con la adición de sal estimulamos la salida de líquido hacia el exterior por un proceso físico de osmosis, generando un “caldo de cultivo”  ideal donde las bacterias ácido lácticas se desarrollan eficientemente,junto con alunas levaduras fermentativas ácido tolerantes, durante diferentes etapas de la fermentación. El aumento del ph inducido por la generación de ácidos inhibe la proliferación de microrganismos de la descomposición, garantizando la viabilidad del producto. Como producto final, después de un tiempo variable de maduración,se obtiene un alimento funcional pobre en carbohidratos pero de gran digestibilidad, rico en bacterias ácido lácticas, ácidos orgánicos, enzimas y micro nutrientes.

Alimentos Simbióticos ricos en Bacterias Ácido Lácticas

El término de alimento simbiótico se le atribuye a aquellos alimentos que contienen fibra prebiótica y bacterias probióticas viables capaces de colonizar las mucosas del sistema digestivo y producir cambios en la flora intestinal y el metabolismo. Por otro lado cuando la materia prima fermentable proviene de fuentes naturales, como cultivos ecológicos y plantas silvestres,  posee una suerte de especies de microorganismos favorables que al incluirlos en nuestra alimentación favorecen la biodiversidad microbiana en nuestros intestinos, aportando al organismo información genética útil para su metabolismo e inmunidad.

Bacterias ácido lácticas, activas durante este tipo de fermentación en verduras y hortalizas, han sido ampliamente estudiadas por sus efectos positivos para la salud en humanos.  El consumo habitual de vegetales fermentados de calidad nos puede ofrecer importantes beneficios probados para nuestra salud debido a la presencia simultánea de prebióticos, probióticos y compuestos bioactivos generados post fermentación:contribuyen a prevenir y mejorar posibles carencias nutricionales de micro nutrientes, modulan el sistema de defensa natural del organismo, aumentan la resistencia frente a microorganismos patógenos e infecciones, previenen y mejoran el  y la diarrea, ayudan al equilibrio de la flora intestinal, favorecen la absorción de nutrientes y disminuyen los síntomas de intolerancias alimentarías.

CULTIVA VIDA: COSECHA SALUD


Mario Sánchez
Naturópata. Profesor de Macrobiótica y Alimentos Fermentados en labiotika.es 

viernes, 26 de abril de 2019

RECETAS FÁCILES PARA CUIDAR EL SISTEMA DIGESTIVO


Ayer tuvimos una Showcooking en labiotika.es 
Recetas fáciles para mejorar tu salud digestiva con Mario Sánchez, Naturopata y Miembro Fundador del InMi (Instituto de Microbiótica)




Aprendimos a preparar:
✓Crema de manzana y kuzu
✓Ensalada prensada de col y alcaravea
✓Infusion digestiva de semillas carminativas

CREMA DE MANZANA Y KUZU
La manzana es una fruta rica en fibra soluble (pectinas), azúcares simples (fructosa, glucosa y sacarosa), flavonoides (quercetina y catequinas), ácido málico y sorbitol. Es una excelente opción incluirla en cualquier dieta equilibrada, pues actúa como reguladora intestinal, antiácido natural, depurativa y antinflamatoria del aparato digestivo. Indicada para personas con problemas de estreñimiento y constipados, colesterol elevado, obesidad y afecciones hepáticas.

El kuzu es un producto rico en almidón extraído del tratamiento artesanal de una raíz de una planta trepadora de origen oriental, que crece en terrenos volcánicos y recibe el nombre de Pueraria lobata.

Destaca por su contenido en almidón e isoflavonas (daizdeína y puerarina). Entre sus beneficios para la salud resulta ser buen reconstituyente, cardioprotector y regulador intestinal. Al igual que cualquier otro almidón en la cocina puede usarse como espesante.

Preparación:  
- 1 cs kuzu
- ¼ vaso de agua
- ¾ zumo de manzana

Disolver una cucharada generosa de kuzu en 1⁄4 taza de agua fría. Introducir junto con 3⁄4 de taza de zumo de manzana en una olla y calentar a fuego medio hasta que espese y el color se torne traslucido. Servir y tomar templad.

ENSALADA PRENSADA DE REPOLLO Y ALCARAVEA
El Repollo es una planta de la familia de las coles (crucíferas), reconocida desde la antigüedad por sus bondades nutricionales y para tratar enfermedades. En su composición podemos encontrar más del 90% de agua, mucílagos (fibra soluble), hidratos de carbono, vitaminas B, A y C, minerales (especialmente azufre), flavonoides (carotenoides, quercetina y luteína), glutamina y glucosinalatos. Es muy apropiado su consumo en caso de inflamaciones intestinales, úlceras y afecciones respiratorias.

La Alcaravea, Carum carvi, es una planta de la familia de las umbelíferas, típica de los Pirineos y del sur de Aragón, que destaca por sus propiedades carminativas y digestivas. En gran parte estas propiedades son atribuidas a su aceite esencial rico en carvona y limoneno. Es usada habitualmente en la medicina natural para tratar trastornos gastrointestinales como cólicos, espasmos, gases y flatulencias. La parte utilizada son frutos.

Preparación:  
- 1 kilo de repollo
-  8 gramos de sal marina
- 1 cs de semillas de alcaravea

Descartar o lavar bien las hojas más externas del repollo. Cortar por la mitad y descartar el tallo con un corte triangular.

Picar finamente el repollo e introducirlo junto con la sal y la alcaravea en un barreño o bol grande que permita mover y apretar energéticamente con las manos hasta hacer exudar el líquido de la verdura.

Introducir el preparado en una prensa para picles, e idealmente consumirlo a partir de las 24 horas hasta 5 días de maceración, bien tapado y fuera de la nevera.

INFUSIÓN DIGESTIVA DE SEMILLAS CARMINATIVAS

La Alcaravea, Carum carvi, es una planta de la familia de las umbelíferas, típica de los Pirineos y del sur de Aragón, que destaca por sus propiedades carminativas y digestivas. En gran parte estas propiedades son atribuidas a su aceite esencial rico en carvona y limoneno. Es usada habitualmente en la medicina natural para tratar trastornos gastrointestinales como cólicos, espasmos, gases y flatulencias. La parte utilizada son frutos.

El Hinojo, Foeniculum vulgare., es una planta de la familia de las umbelíferas, típica de la cuenca mediterránea, pudiéndola encontrar en toda la península ibérica y las islas baleares. Se la reconoce por sus propiedades carminativas, digestivas, galactógenas y expectorantes. Estas propiedades se la atribuyen por su contenido en aceite esencial rico en por anetol, estragol y sustancias amargas. Su uso es indicado en caso de alteraciones gastrointestinales e infecciones de las vías respiratorias. La parte utilizada son los frutos, y en menor medida la raíz y las hojas.

El Anís verde, Pinpinella anisum, es una planta de la familia de las umbelíferas originaria de Egipto, Grecia y Oriente Medio, y extendida por toda Europa en la edad media. Es conocida por sus propiedades carminativas, digestivas, galactógenas y expectorantes. Estas propiedades se la atribuyen por su aceite esencial rico en los compuestos aromáticos anetol y estragol. Es usada ampliamente en casos de trastornos digestivos espasmódicos como dispepsias y cólicos. La parte utilizada son los frutos.

El Regaliz, Glyzirriza glabra, es una planta de la familia de las leguminosas que aparece repartida por todo el mediterráneo cerca de las riberas de los ríos. Es conocida por sus propiedades antiulcerosas, cicatrizantes, antiinflamatorias, antitusivas, inmunoestimulantes y edulcorantes. Sus propiedades se deben a la presencia de saponinas (glicirricina), flavonoides (liquiritina y isoliquirritina), isoflavonas*. Es indicado su uso en úlceras gastroduodenales, acidez estomacal, afecciones respiratorias, fatiga crónica e infecciones. La parte usada utilizada de la planta es la raíz y el rizoma (3er año de madurez) Se debe tener precaución en casos de hipertensión debido a su contenido en glicirricina, por su posible efecto hipertensivo. Está contraindicado su uso con medicamentos digitálicos, diuréticos tiazídicos y laxantes irritantes ya que aumenta la toxicidad de estos por la pérdida de potasio. Tampoco debe administrase regaliz junto con la toma de corticoides y antihipertensivos. Asimismo se debe de evitar en casos de embarazo, hepatitis y cirrosis.

Preparación  
- 1litro de agua
- 1cc de frutos de alcaravea
- 1cc de frutos de hinojo
-1cc de frutos de anís verde
- 1cc de raíz de regaliz

Hervimos a fuego lento las cuatro plantas juntas en una olla con agua durante 5 minutos y dejamos reposar 10 minutos.


Autor de las recetas:
Mario Sánchez
Naturópata. Profesor de Macrobiótica y Alimentos Fermentados en la Biotika
www.labiotika.es



miércoles, 10 de abril de 2019

ENTREVISTA A SHÚ-YUÁN CHÉN TSAI: I CHING Y FENG SHUI

En Madrid, la maestra taiwanesa Shu-Yuan Chen transmite sus conocimientos en La biotika, un restaurante vegano, macrobiótico y vegetariano en cuyo espacio también se imparten los nutritivos conocimientos que ella adquirió en Taiwan. Ella es una autoridad en I Ching y Feng Shui. Heredera de un linaje de maestros orientales transmite sus conocimientos fiel a la tradición.

viernes, 5 de abril de 2019

CINCO HÁBITOS ESENCIALES PARA TU SALUD INTESTINAL



1. Consumir alimentos ricos en fibra
La fibra alimentaria está presente en todos los vegetales, principalmente las legumbres, las semillas, las verduras y las frutas, siendo un elemento fundamental para una dieta equilibrada.Su ausencia o un consumo insuficiente pueden constituir un riesgo para la salud, estando directamente relacionado con alteraciones en el tránsito intestinal, inflamación intestinal, diabetes y obesidad.

La fibra es resistente a nuestros jugos digestivos, por ello pasa sin digerirse hacia nuestros intestinos donde es degradada por bacterias especializadas productoras de ácidos orgánicos. Esta característica hace que sirva de alimento para las colonias beneficiosas de bacterias que forman parte de nuestra microbiota, como lactobacilos y bifido bacterias, y asimismo actúe como elemento regulador sobre el tránsito intestinal, permitiendo una correcta evacuación.
Además durante la fermentación bacteriana de la fibra se generan importantes nutrientes de fácil asimilación y sustancias beneficiosas que higienizan y mantienen en buenas condiciones nuestros intestinos.

2. Evitar los aditivos químicos y los edulcorantes
Muchos de los aditivos que se emplean hoy en día en la industria alimentaria pueden suponer un riesgo para nuestra salud intestinal.

Por ejemplo, en 2015 se publicó un estudio muy interesante en la revista Nature, dirigido por los investigadores estadounidenses Benoit Chassaing y Andrew T. Gewirtz, sobre los efectos dañinos de los emulsionantes añadidos a los alimentos procesados para conservar su vida útil y darles una textura más apetecible. Según los investigadores los emulsionantes parecen alterar la composición y localización de las bacterias intestinales y ser causantes de inflamación intestinal y síndrome metabólico.

También sabemos desde hace tiempo que los edulcorantes químicos, usados para endulzar muchos alimentos procesados y evitar el exceso de azúcar y calorías en la dieta, afectan negativamente al equilibrio de la flora intestinal e incrementan las probabilidades de enfermedades metabólicas como la diabetes y la obesidad.

3. Una pequeña cantidad de vegetales lacto fermentados todos los días
Los vegetales de fermentación acidoláctica, como el chucrut y el kimchi, reúnen unas características que los convierten en un alimento estrella para el mantenimiento de la salud intestinal. A continuación veremos algunos ejemplos:

- Poseen significativas cantidades de fibra con acciones mecánicas para el avance del bolo alimenticio, y nutritivas para las bacterias acidolácticas que forman parte de nuestra microbiota intestinal.

- Las bacterias acidolácticas presentes en estos alimentos actúan como prebióticos, manteniendo una flora intestinal en buen estado. Muchas de estas bacterias son viables y llegan hasta nuestros intestinos para formar colonias o transitar por ellos temporalmente, fortaleciendo nuestra microbiota nativa y evitando la instalación de otros microorganismos que pueden actuar como patógenos.

- El ácido láctico presente en estos alimentos actúa como un elemento regulador y depurativo sobre el tubo digestivo.

- Son alimentos pre digeridos que no han sido sometidos a temperatura, por lo que ni nuestro organismo invierte mucha energía en procesarlos durante su digestión ni ha habido una destrucción de enzimas por parte del calor. La presencia de enzimas digestivas nos ayuda a digerir el resto de los alimentos durante las comidas.

- Son muy ricos en micronutrientes de fácil asimilación como vitaminas del grupo B, ácidos grasos de cadena corta y aminoácidos libres. Los ácidos grasos de cadena corta, especialmente el ácido butírico, desempeñan un rol fundamental para la integridad de las células del colon. Este tipo de AGCC tiene un fuerte impacto positivo sobre alteraciones anti inflamatorias y de la motilidad intestinal.


4. Ojo con la medicación
Las bacterias de nuestros intestinos son especialmente sensibles a muchos medicamentos, administrados con o sin receta,que se toman de forma regular u ocasionalmente. Estos pueden debilitar la mucosa intestinal y generar un desequilibrio importante sobre las diferentes colonias de microorganismos beneficiosos, favoreciendo la proliferación de especies que nos pueden generar problemas, como es el caso de una sobre población de levaduras.

Además de los antibióticos otros tipos de medicamentos como los antiácidos, los anti inflamatorios no esteroideos (AINEs) y los corticoides también pueden afectar negativamente a nuestra microbiota durante y mucho tiempo después de su uso. Llevar un estilo de vida saludable para evitarlos y hacer un uso responsable de los mismos es esencial para no sufrir efectos secundarios indeseados.

5. Manejar el estrés
El estrés influye enormemente en todos los aspectos de “nuestras complejas vidas”, y asimismo tiene una gran repercusión sobre la ecología intestinal y nuestras digestiones.
Cuando sufrimos un estrés prolongado y no somos capaces de entrar en un estado de reposo el cuerpo genera una serie de respuestas químicas y nerviosas que malogran nuestras digestiones, reduciendo el flujo sanguíneo en los intestinos, inhibiendo la producción enzimática y disminuyendo de la absorción de nutrientes.

Cuando el estado de estrés se mantiene en el tiempo además del mal funcionamiento digestivo se puede producir un daño directo sobre la mucosa digestiva dando lugar a alteraciones crónicas del estómago y los intestinos que cursan con inflamación y degeneración del tejido en cuestión.

Manejar el estrés es sumamente importante y desde un punto de vista nutricional existen algunas recomendaciones que pueden ayudarnos:

- No tomar estimulantes ni alimentos irritantes como alcohol y café junto con las comidas.

- Sentarse a la mesa y tomar conciencia de nuestra respiración y del acto de comer. Unas respiraciones diafragmáticas profundas estimulan la circulación de la sangre y la energía hacia la zona del bajo vientre.

- Masticar bien los alimentos, entre treinta y cincuenta veces por bocado es en magnífico inicio para favorecer una buena digestión.

- Reposar entre diez y veinte minutos después de cada comida principal.

- Dejar pasar tres y cinco horas entre cada comida.

CULTIVA VIDA: COSECHA SALUD




Mario Sánchez
Naturópata. Profesor de Macrobiótica y Alimentos Fermentados en la Biotika
www.labiotika.es

jueves, 4 de abril de 2019

EL BUEN Y EL MAL FENG SHUI DE UNA VIVIENDA

Aprovechar el flujo de la naturaleza

Según la antigua sabiduría oriental del I Ching, hay dos influencias fundamentales en nuestra vida: nuestro Hexagrama Natal (I Ching) y el Feng Shui de los espacios que habitamos, el primero es una influencia interna, el segundo una externa.

Nuestro hexagrama natal y el Feng Shui de nuestra casa ejercen influencia sobre nuestra vida, de manera que si nuestra casa no es favorable pero tenemos un buen hexagrama natal, nuestra suerte será diferente cada año, siempre y cuando sigamos viviendo en la misma casa. Por el contrario, si tenemos un natal menos bueno pero vivimos en una casa con buen Feng Shui, la influencia energética de nuestra casa mejorará en gran parte nuestra vida.

El Feng Shui de la casa determina el flujo de la energía o Chi en el ambiente y afecta en gran manera a los residentes, en su salud, fortuna y bienestar. Todo es importante; el diseño y la distribución de la vivienda, y la colocación de los objetos y muebles que allí se encuentran. Hay que considerarlo todo: la puerta, la cama, el escritorio, la cómoda, la mesilla, el espejo, los cuadros, las estanterías, los ordenadores, la lámpara, el inodoro, la estufa, las plantas, el jardín, la piscina, el frigorífico, la cocina, el baño, etc.

¿Cómo elegir una casa?

Cuando nos dirigimos a ver una casa debemos estar atentos a todo lo que rodea a esta, desde que llegamos al barrio, las calles que nos acercan al edificio, lo que hay delante de éste, el portal de la finca, la escalera, el ascensor, la entrada de la casa y su interior.

1.      Un edificio alto situado en un barrio con casas más bajas no es bueno, ya que tiende a causar a sus habitantes pérdidas financieras y accidentes en los miembros de la familia.
2.      Si la casa está construida contra el viento dominante o construida encima de la montaña, los residentes tendrán dificultades para mantener su fortuna. Puede generar muchos problemas a los miembros de la familiay que tengan dificultades en su trabajo. Esta ubicación es buena sólo para un sitio espiritual.
3.      Si la casa está rodeada de edificios más altos o tiene edificios más altos en ambos lados (izquierdo y derecho), el Chi no llega a esa casa y el cabeza de familia no será respetado.
4.      La casa enfrente no debe tener muy cerca una montaña, ni en la parte trasera una cuesta muy empinada hacia abajo, pues esto significa que está desprotegida y probablemente los residentes de la casa tengan dificultades en el futuro.
5.      En el jardín trasero es malo tener un árbol muy viejo o árboles muy altos en el lado del Tigre. Se crea una energía o Chi negativa, que hará que los menores de familia sean agresivos.
6.      Una vivienda cuya planta tiene forma de ataúd simboliza peligro.
7.      Un estanque, piscina o lago, en la parte trasera o en el lado del Tigre de una casa pueden provocar pérdida de fortuna y muchas discusiones.
8.      Una fábrica ubicada en el lado Tigre de la casa se considera mal Feng Shui y provocará perdida de fortuna.
9.      La puerta delantera de la casa no debe estar alineada con la puerta trasera, especialmente si hay otra puerta o más en alineación con ellas. Si se da el caso de que coincidan la puerta de la finca, la entrada de la casa y una puerta trasera, el Chi o energía vital, lo atraviesa y no permanece en ella, será una casa sin energía.

Elementos enfrentados a la entrada principal de una vivienda que hay que evitar.
Nota: La parte Tigre corresponde a la parte derecha de la puerta principal mirando de dentro de la casa hacia fuera.



Shu-Yuan Chen 
Profesora de I Ching y Feng Shui en el AULA DE ESTUDIOS labiotika.es

miércoles, 13 de marzo de 2019

LA SALUD COMIENZA POR LOS PIES

¡Mi pasión  y la Reflexología caminan de la mano!

En este artículo quiero hablarte de mi pasión y mi profesión, porque ambas caminan de la mano en mi vida. Soy reflexoterapeuta desde hace más de 30 años y esta profesión me ha dado muchísimas alegrías,me ha ayudado a conocerme y a cuidarme mejor, y me ha permitido ayudar a los demás a cuidar lo más preciado que tenemos: la salud.

La reflexología es una terapia complementaria enfocada al bienestar integral de la persona. Imagínate los pies como un mapa del organismo, en el cual se reflejan todas las partes del cuerpo. El reflexólogo, usando una variedad de movimientos manuales y diversas técnicas de digitopresión sobre ellos,ayuda a mejorar la salud del paciente en todos los parámetros. La Reflexología tiene infinidad de aplicaciones: Alivia el estrés, ayuda a combatir el insomnio, regala bienestar y relajación general, fortalece el sistema inmunológico y trata problemas de salud.

La Reflexología se puede abordar desde diversos ángulos. Los más importantes son el del paciente y el del terapeuta. En este artículo voy a centrarme en el lado del terapeutapara compartir contigo mi experiencia y que conozcas mejor esta maravillosa profesión.


Autora de la imagen: Isabel Pérez Broncano de su obra gráfica Reflexología Podal Integral

¿Qué es un reflexoterapeuta?
Es un profesional que acompaña a otras personas en sus procesos vitales y les ayuda a equilibrar su cuerpo y su mente centrándose en los pies y las zonas que reflejan. El reflexoterapeuta es un gran aliado en la prevención y mantenimiento de la salud, y también es de gran ayuda cuando la persona ya está enferma, logrando que el cuerpo inicie el proceso de autocuración. Partiendo de la Reflexología, en mi práctica profesional he integrado aspectos de otras terapias complementarias como la Naturopatía, Gestalt, Hipnosis, Programación Neurolingüística, Técnica Metamórfica, Medicina China, etc., y aunando muchos conocimientos de otras formaciones he creado un método mucho más completo al que he llamado Método Ranvvai de Reflexología Podal Integral.
Ahora, me gustaría hacerte algunas preguntas:
¿Te has planteado alguna vez ser reflexoterapeuta?
¿Te gustaría ayudar a mejorar la salud de otras personas, pero no sabes cómo hacerlo?
¿Has experimentado la reflexología como paciente y ahora te gustaría poder dar ese bienestar que has sentido a otras personas?

Si has respondido sí a alguna de estas preguntas, déjame decirte que hay muchos motivos diferentes para formarte como reflexoterapeuta, tanto si lo tienes muy claro como si aún estás en la búsqueda de esa profesión que te llene, beneficie a los demás y te permita realizarte como persona. 

Es cierto que el camino no es igual para todo el mundo, quizá tú quieres formarte como reflexólogo para contar con una segunda fuente de ingresos desarrollando una actividad que proporciona salud y bienestar, o quieres aprender para poder realizarte a ti mismo, y a tu círculo más próximo,sencillos tratamientos de reflexología. 

Sea cual sea el motivo, lo más importante para llegar a conseguirlo es formarte con los mejores profesionales. Te felicito si has llegado hasta aquí y estás convencido de recibir formación y seguir esa voz interior que te dice que la Reflexología es tu camino. En este punto es normal que te surjan dudas e inseguridades. 

¿Es posible formarme como terapeuta y convertir ese aprendizaje en una profesión con la que pueda ganarme la vida? ¿Cómo me voy a sentir cobrando por proporcionar salud a mis clientes cuando es algo que hago desde el corazón? ¿Encontraré suficientes personas que confíen en mí como para desarrollar profesionalmente esta actividad? 

Mi recomendación es que escuches esas dudas, pero que no las dejes condicionar tus decisiones ya que están guiadas por el miedo, una emoción que bloquea y no  deja actuar. Toma tus decisiones, no dejes que el miedo lo haga por ti.

Ganar dinero con tu pasión es algo hermoso y conecta con la abundancia y la energía del dar y el recibir. Tu misión y tu pasión pueden ser tu profesión, no hay contradicción en ello.

Formarte como reflexoterapeuta es un camino vital que, además de proporcionarte conocimiento y experiencia, te va a ayudar a conocerte mejor.

A continuación, voy a darte 6 motivos más concretos para que veas algunos de los beneficios de la reflexoterapia y todo lo que puedes ganar dedicándote a ella. 

La reflexología es una terapia que lleva usándose miles de años con resultados tangibles y mejoras reales en las personas que escogen tratarse con ella.
- Es una terapia muy suave, respetuosa y nada agresiva que ayuda al cuerpo a la autocuración, dándole recursos para mejorar su propia inmunidad y fortaleza.
- La reflexología, tal y como la aplicamos con el método Ranvvai, va a las causas de los problemas y no se queda en simplemente los síntomas de las dolencias.
- Ayuda a la relajación, alivia el estrés y la ansiedad de la vida diaria, y es una terapia que proporciona un profundo bienestar al paciente.
- La reflexología trabaja todo el cuerpo a través de los pies, gracias a los puntos reflejos y los meridianos que recorren el cuerpo y que se reflejan en ellos.
- Formarte como reflexoterapeuta es parte de un camino vital de autoconocimiento y desarrollo personal intenso y emocionante. 

Espero que con este artículo te haya ayudado a conocer mejor la labor del reflexoterapeuta y, si te ayuda a decidirte a ser reflexólogo, será estupendo contar contigo en esta profesión.

Isabel Pérez Broncano
Reflexóloga
Directora de Ranvvai Escuela de Reflexologías 
Colaboradora de La Biotika (Jornadas de Reflexología Podal)
www.reflexologiaranvvai.es

miércoles, 6 de marzo de 2019

BEBIDAS FERMENTADAS CON CULTIVOS MADRE: KOMBUCHA Y TÍBICOS


Desde los últimos años se han dado a conocer por parte de profesionales y divulgadores dela salud natural muchos de los alimentos y bebidas fermentados que en la actualidad ya tienen cierta popularidad en occidente. A continuación vamos a explorar dos tipos de bebidas fermentadas que podemos elaborar fácilmente en casa partiendo de “cultivos madre auto replicantes”. Estos cultivos son estructuras sólidas gelatinosas que crean los propios microorganismos y tienen la característica de auto replicarse y crecer. En cada una de estas bebidas, bacterias y levaduras viven en simbiosis fermentando los azúcares adicionados para su producción y fabricando sustancias beneficiosas para la salud del consumidor. Debido a que los azúcares usados para su producción sirven como alimento para los microorganismos al finalizar una correcta fermentación apenas deberían estar presentes.


La Kombucha
La historia de la kombucha  se remonta a la dinastía Tsin (Qin), en el 221 a.C. y la dinastía Han (206a.C) en China. En este período ya se relatan en antiguas escrituras algunas de sus virtudes para la salud, siendo reconocida como el “hongo de la longevidad”. Con el tiempo se ha ido popularizando en otros lugares del mundo como Corea, India, Rusia y más tarde también en Europa.

Esta exótica bebida se prepara a partir de té endulzado que posteriormente es fermentado por la acción de microorganismos asociados a una biocapa de celulosa, semejante al aspecto de un hongo gelatinoso.Por su origen, el té tradicional empleado para su producción son el té negro y el té rojo. Respectivamente del japonés kocha-kinoko (紅茶キノコ), u “hongo de té negro” y del Chino jon-cha-chín (红茶菌) u “hongo de té rojo”. Pese a ello también se puede elaborar con otros tipos de té y hierbas sin teína, variedades que podemos adquirir a día de hoy fácilmente en tiendas especializadas.

Su composición microbiana es muy variada, y en ella podemos encontrar principalmente: bacterias productoras del ácido acético como gluconacetobacterkombuchae y acetobacterxyllinum; levaduras de los génerossaccharomycces y brettanmices; y bacterias acidolácticas de los géneros pediococcus y lactobacillus.

De todos estos microorganismos acetobacterxyllinum es el responsable del “aspecto de hongo” del cultivo madre de la kombucha, pues es la bacteria encargada de sintetizar la celulosa que le da la forma.


Algunas sustancias nutricionales características de la fermentación con el cultivo de  kombucha son: vitaminas del grupo B y K; minerales útiles propios de la planta infusionada; enzimas digestivas como amilasa, invertasa y sacarasa; ácidos orgánicos del tipo acético, láctico, glucónico, úsnico y cítrico; y aminoácidos libres.

Asimismo se le atribuyen propiedades depurativas, digestivas, probióticas, reconstituyentes, reguladoras sobre el tránsito intestinal, anti infecciosas y con efectos regeneradores sobre el cabello, uñas y tendones.

Tíbicos o Kéfir de Agua
EL origen de los tíbicos o kéfir de agua no está muy claro. Se cree que podrían provenir del Cáucaso y Bulgaria en el caso de Europa, México en el caso de América, o el Tibet en Oriente. De todos estos lugares parece ser que el Tíbet podría ser con mayor seguridad su origen, de ahí que también se les conozca como “hongos tibetanos”.


A principio de los años 90, la madre Teresa de Calcuta, en un viaje al templo budista de Johkang (Tibet), conoció los tíbicos. Seguidamente a su llegada a América comenzó a repartir unos cuentos ejemplares que los monjes la habían regalado con la intención de extender su consumo y así ayudar a los enfermos por todo el continente.

La elaboración de los tíbicos es simple, solo se requiere una base de agua azucarada, a la cual también se suele adicionar zumo de limón y algún fruto desecado como higos y dátiles.

A diferencia de la kombucha el cultivo madre de los tíbicos se manifiesta en forma de múltiples nódulos semi translúcidos de celulosa formados por dos capas, la externa  más compacta donde se localizan las bacterias y levaduras, y la interna con textura esponjosa debido a la formación natural de dióxido de carbono.

Al igual que ocurre con la kombucha las bacterias acidolácticas y levaduras presentes en este tipo de cultivo utilizan los azúcares disueltos en el agua como alimento para su desarrollo, dando lugar a subproductos metabólicos como ácidos orgánicos, dióxido de carbono, enzimas y vitaminas. El resultado después de 1 o 2 días de fermentación es una bebida carbonatada con notas de sabor ácidas y dulces. Si el tiempo de fermentación se prolonga puede producirse una concentración de alcohol de 0,3-2% y una mayor cantidad de ácido acético.

Algunos microorganismos presentes en el kéfir de agua son: bacterias productoras del ácido láctico como L.brevis, L. casei y L. Rhamnosus; y  levaduras de los géneros saccharomycces.

Entre sus propiedades destaca como tónico digestivo, probiótico y regulador intestinal.
Tanto la preparación de kombucha como de tíbicos es sencilla, solo es necesario adquirir los cultivos madre y aprender los pasos esenciales para asegurarnos de que la fermentación es adecuada, evitando su contaminación y asegurando su viabilidad para un consumo habitual, frecuencia con la que notaremos mayores beneficios.

A medida que nos familiaricemos con la producción artesanal de este tipo de bebidas fermentadas existen infinidad de posibilidades para crear originales recetas, incluyendo zumos naturales de frutas y hortalizas, plantas medicinales y hierbas aromáticas.

Incluir en nuestra dieta una variedad de alimentos y bebidas fermentadas artesanas nos ayuda significativamente a mantener nuestros intestinos en buen estado y en consecuencia disfrutar de una salud ejemplar.

CULTIVA VIDA: COSECHA SALUD


Mario Sánchez
Naturópata. Profesor de Macrobiótica y Alimentos Fermentados en la Biotika
www.labiotika.es