lunes, 11 de junio de 2018

RECETA VEGANA - BOLITAS DE CHUFA, LÚCUMA Y ACEITE DE COCO

Estas bolitas son un delicioso tentempié rico en fibra y azúcares naturales. La chufa es un tubérculo naturalmente dulce, rico en grasas saludables, fibra y almidón resistente. La lúcuma les aporta dulzor y suave sabor acaramelado.

Ingredientes 
•1 manzana mediana
•1 taza de chufas secas remojadas durante 24 h. 
•125 ml de aceite de coco virgen
•2 cucharadas de zumo de limón
•2 cucharadas de lúcuma en polvo
•Ralladura de un limón
•1 cucharada de sirope o stevia
•Coco rallado

Procedimiento
1.Cortar la manzana en dados con la piel, poner en un cacito y cocer a fuego lento, si se necesita añadir un poquito de agua. .
2.Lavar bien las chufas, escurrir y secar. Pasar al vaso de una batidora de alta potencia y triturar a alta velocidad, hasta obtener una consistencia de haría gruesa.
3.Añadir el aceite de coco, el zumo de limón y seguir triturando, hasta obtener una masa densa. Añadir la manzana al final, junto con la lúcuma, la ralladura de limón y triturar un poco más. Probar y si es necesario añadir el sirope.
4.Pasar a un bol y dejar reposar en la nevera durante al menos 30 minutos, para que la mezcla adquiera consistencia.
5.Formar bolitas y rebozar en el coco rallado, refrigerar hasta servir.
6.Se pueden conservar 2, 3 días.

Variantes:
Si no tienes batidora de alta potencia, puedes utilizar harina de chufa y ajustar la cantidad, en éste caso se debe añadir algo de leche vegetal. Se puede añadir cacao en polvo, algarroba, fruta seca y otras especias al gusto como canela.


Receta realizada en nuestros Talleres de Cocina Vegana: labiotika.es

viernes, 8 de junio de 2018

ALIÑOS Y VINAGRETAS NUTRITIVAS PARA VERDURAS Y ENSALADAS

Aliño de cacahuetes/jengibre y cilantro
Ingredientes 
-1 cucharada de mostaza 
-2 cucharadas de zumo de limón
-1 y ½ cucharadas de crema de cacahuetes
-2 de zumo de jengibre ( si no te gusta mucho pon 1 )
-1 cucharada de tamari
-1 puñado de cilantro fresco
-3 de aceite de oliva virgen extra
-1 - 2 de agua filtrada

1.Poner en un bol la mostaza, el zumo de limón, la crema de cacahuete, el zumo de jengibre y el tamari. Batir con el batidor de varillas, hasta ligar todo.

2.Añadir el aceite de oliva poco a poco, batiendo para emulsionar. Ajustar la consistencia con un poco de agua, si fuera necesario.

3.Añadir el cilantro picado y remover de nuevo.

Vinagreta verde de espirulina y limón
Esta vinagreta para aliñar verduras y ensaladas. Alcalinizante y reponedora de minerales si estás haciendo una dieta detox  ya que la espirulina, el perejil, el sésamo aportan grandes concentraciones, sobre todo el Calcio, Hierro y Magnesio. El zumo de limón también ayuda a alcalinizar y por su contenido en vitamina C ayuda a una mejor asimilación del hierro. El sésamo también aporta Zinc, fibra y grasas saludables, en especial ácidos grasos esenciales Omega 6.

Ingredientes 
-2 o 3 cucharadas de agua filtrada o agua de mar
-2 cucharadas de espirulina en polvo
-1 cucharada de zumo de limón
-Ralladura de limón
-1 cucharada de concentrado de manzana
-1 puñado de perejil fresco picado
-2 de aceite de oliva virgen 
-3 cucharadas de semillas de sésamo, tostado y molido

1.Poner el agua de mar, la espirulina, el zumo, la ralladura de limón, el concentrado de manzana, el perejil en el vaso de la batidora y triturar hasta tener una masa homogénea.

2.Pasar a un botecito o bol pequeño y añadir el aceite de oliva  y las semilla de sésamo, batir con el batidor para que emulsione. 

3.Se puede rectificar de agua si la queremos aligerar. Guardar en el frigo hasta 24 horas.

Se puede poner Tahín si no tenemos semillas o cualquier otra crema de frutos secos.



Receta realizada en nuestros Talleres de Cocina Vegana: labiotika.es


jueves, 7 de junio de 2018

RECETA VEGANA PARA EL VERANO - ROLLITOS DE ARROZ


ROLLITOS VEGANOS DE PAPEL DE ARROZ VEGANOS

Ingredientes
6 papel de arroz
tiras de zanahoria
1 taza de quinoa cocida
1/2 taza de lechuga
1/2 taza de brotes de alfalfa

Salsa
1 cucharada de mostaza
1 cucharada de aceite de oliva
1 cucharada de sirope de arce (o miel)
Sal y pimienta a gusto

Preparación
Remojar un papel de arroz en un bowl con agua hasta que quede blando. Poner un paño de cocina estirado sobre la mesa y poner el papel de arroz estirado.

Poner en la parte del papel más pega a ti, las tiras de zanahoria, quinoa, lechuga y brotes de alfalfa, dejando un borde a los dos lados de 2 cm. Doblar los bordes de los lados hacia adentro. Enrollar el papel de arroz apretando, para que quede bien firme.
Para la salsa mezclar los ingredientes y servir los rollitos con la salsa.








Receta realizada en nuestros Talleres de Cocina Vegana: 
labiotika.es

miércoles, 6 de junio de 2018

NUTRICIÓN SIMBIÓTICA -EL HOLOBIONTE HUMANO

Hasta hace relativamente poco los seres vivos han sido considerados entidades autónomas,pero en la actualidad y gracias a nuevas líneas de investigación en el campo de la ciencia, como la llevada a cabo en el Proyecto Microbioma Humano, sabemos que en realidad todos ellos, incluido el ser humano, son entidades complejas que representan redes biomoleculares compuestas por células del propio huésped más su microbiota o colectivo de microbios asociados. Este conjunto del huésped más su microbiota recibe el nombre de holobionte, siendo una estrecha relación de simbiosis o apoyo mutuo la que vela por la supervivencia de ambas partes.



Nosotros como holobiontes humanos hospedamos miles de especies microbianas, de las cuales la inmensa mayoría se encuentran instaladas en nuestros intestinos y cuyo número supera 10 veces la cantidad de células humanas, llegando a pesar hasta 2 kilos de nuestro peso total.También hay concentraciones significativas de estas especies colonizando otras partes del cuerpo como la boca, la vagina, la piel, las orejas y los pulmones. El equilibrio de la microbiota es esencial para conservar la integridad de cada una de estas partes, siendo la microbiota o flora intestinal la que más influencia tiene sobre todo del organismo. Y es que precisamente es en los intestinos donde se efectúan multitud de procesos bioquímicos mediados por microbios simbiontes que hacen posible el aprovechamiento de los nutrientes provenientes de los alimentos, participan en las respuestas inmunitarias, influyen en la actividad nerviosa y regulan el metabolismo.

¿Cómo se constituye la simbiosis humano-microbiota?
La biodiversidad de nuestra microbiota es en gran medida determinada por las primeras exposiciones al medio ambiente y la alimentación, especialmente durante el nacimiento y las etapas iniciales de nuestro desarrollo.

Recientes estudios sostienen la hipótesis de que en el último período de embarazo también recibimos una reducida carga microbiana de la microbiota de nuestra madre a través de una translocación bacteriana intestinal, es decir, que bacterias intestinales de la madre viajan desde los intestinos a través de la sangre hasta la placenta para entrar en contacto con el feto.

Durante el nacimiento somos colonizados por una carga microbiana mayor a través del canal del parto y la zona perianal. Más adelante, y particularmente en el primer año de vida, seguimos integrándola microbiota de nuestra madre a través de la lactancia natural. También incorporamos microorganismos del ambiente con la ingesta de alimentos sólidos, el agua y el aire.Entre los tres y cinco años de edad se considera que nuestra microbiota intestinal se ha estabilizado y hemos establecido profundos lazos de simbiosis con los microbios que la forman.De esta manera se constituye la microbiota nativa, “huella microbiana personal”, la cual posee una gran capacidad de resiliencia, esto es, la tendencia a volver a su estado original una vez han desaparecido los estímulos adversos causantes de su alteración.

Algunos de los factores comunes en las sociedades modernas que pueden alterar negativamente la constitución y condición de la nuestra microbiota son el parto por cesárea, la lactancia artificial, la contaminación ambiental, el estrés, el uso de antibióticos, el consumo de drogas, la potabilización química del agua, la higienización personal y del entorno con productos químicos y el procesado industrial de los alimentos.

Una reducida exposición microbiana desde temprana edad dificulta incorporar especies simbiontes desde que nacemos, interfiriendo en la colonización microbiana inicial y reduciendo dramáticamente la biodiversidad de nuestra microbiota en la edad adulta.

¿Qué podemos hacer para mejorar la relación simbiótica con nuestra microbiota?

La alimentación es el factor que más rápido influye sobre nuestra microbiota intestinal. La Nutrición Simbiótica nos enseña como alimentarnos a nosotros mismos y al colectivo microbiano que nos habita.



En primer lugar, para el lactante, el mejor alimento simbiótico es sin duda la leche materna. Después pasada la época de lactancia los vegetales fermentados artesanales son el alimento simbiótico por excelencia ya que son fáciles de digerir y están cargados de micronutrientes, enzimas digestivas y microorganismos regeneradores que benefician nuestra ecología intestinal.

Asimismo una dieta equilibrada basada en alimentos integrales nos provee de una importante cantidad de fibra y otras sustancias prebióticas que son fermentadas por nuestra microbiota intestinal y favorecen una mayor biodiversidad de especies. Para ello basta con incorporar habitualmente alimentos de origen vegetal como cereales integrales, legumbres, semillas, verduras y frutas, evitando los alimentos refinados y altamente procesados.

Por otro lado sería conveniente limitar el consumo de proteína animal ya que esta contribuye a la proliferación de bacterias de la putrefacción,  genera una gran cantidad de residuos tóxicos y compite con la flora intestinal protectora. El exceso de proteína animal sobrecarga el hígado y exige mayor actividad a los órganos emuntorios de eliminación.

Y para terminar algunas recomendaciones vitales que favorecen al holobionte humano. En la medida de lo posible:

- Parto natural, en su defecto practicar el Seedingo ungimiento del recién nacido con el flujo vaginal de su madre.

- Lactancia materna, en su defecto complementar la fórmula maternizada con probióticos infantiles ricos en Lactobacilos y bifidobacterias.

- Usar agua filtrada para beber y cocinar.

- Limitar el uso de antibióticosa lo estrictamente necesario, siempre acompañando dicho tratamiento con probióticos.

- Limpieza intestinal con carbón activado más zeolita, semiayunos e hidroterapia de colon.

- Reforzar la microbiota con algún complemento simbiótico natural.

- Utilizar únicamente jabón natural para la higiene personal, especialmente jabón de Alepo.

- Usar exclusivamente productos de limpieza ecológicos, en especial los que contengan microorganismos eficientes (EM).

- Frecuentar zonas rurales y parajes naturales.

- Regular el estrés con prácticas de relajación, terapias naturales o psicoterapia.

Mario Sánchez Écija – Naturópata
Talleres sobre Fermentados: 
http://labiotika.es/doc/aula_de_estudios_fermentados.html

Colaborador Cursos de Nutrición simbiótica (Fermentados) y macrobiótica en Aula de Estudios de La Biotika


viernes, 25 de mayo de 2018

RECETAS DE MACROBIÓTICA PARA PRIMAVERA


Sopa depurativa 
  • ½ Litro de agua
  • 2 setas shitake deshidratadas
  • 1 trozo de alga wakame
  • ½ Nabo daikon
  • ½ Puerro
  • miso de cebada
Poner en remojo previamente las setas shitake junto con el alga wakame durante 20 minutos.
Cortar el puerro, el nabo y las setas en tajadas. Incorporar todos los ingredientes en una cazuela junto al agua y llevar a hervor.  Cocinar destapado 10 minutos, retirar del fuego y añadir dos cuchadas de miso. No debe quedar muy salado.
Puede decorarse con cilantro o perejil fresco cortados finamente.

 Ensalada prensada agridulce
  • ½  kilo de col lisa
  • 1 manzana verde
  • 1 cucharada de vinagre de manzana sin pasteurizar
  • 1 cucharada de concentrado de manzana
  • 1 cucharada de sésamo tostado (opcional)
  • 1 cucharadita de sal marina o 2 de vinagre de umeboshi
Tostar el sésamo ligeramente en una sartén. Cortar la col en tiras finas, rallar la manzana y pasar ambas a un bol grande. Añadimos el resto de los ingredientes. Remover y apretar suavemente la verdura, estimulando así la exudación del líquido que contiene. Meter la mezcla en una prensa para pickles, o en su defecto entre dos platos hondos con un peso encima en el de arriba. Esperar al menos 1-2 horas antes de servir. Debemos observar como la verdura a expulsado gran parte del líquido.

Germinados de Judía Mungo
  • Judías Mungo
  • Agua
Dejar las judías en remojo toda la noche. Tirar el agua de remojo, lavarlas bajo un chorro de agua fría y meterlas en un bote o bolsa de tela para germinar. Ocuparse que estén siempre húmedas a lo largo del día, esto es, humedecerlas una o dos veces al día. No deben estar sumergidas en agua. Estarán listas a los 2-4 días, cuando el brote haya emergido lo suficiente y se desprendan fácilmente las cáscaras verdes.




Recetas realizadas en la Showcooking que tuvo lugar en La Biotika el 17 de mayo de 2018
Mario Sánchez Écija - Colaborador Cursos de Macrobiótica y Fermentados en Aula de Estudios de La Biotika
Más información sobre nuestros Talleres de Macrobiótica AQUÍ

viernes, 18 de mayo de 2018

RECETAS ANTIOXIDANTES EN TU COCINA

SHOWCOOKING - ANTIOXIDANTES EN TU COCINA

PATROCINADO POR EL GRANERO PLUS
IMPARTIDO POR VANESSA LOSADA - 10/5/18

Los antioxidantes son compuestos químicos que el cuerpo humano utiliza para eliminar radicales libres, que son sustancias químicas muy reactivas que introducen oxígeno en las células y producen la oxidación de sus diferentes partes, alteraciones en el ADN y cambios diversos que aceleran el envejecimiento del cuerpo.


La oxidación es un proceso natural que nos ocurre a todos. Dado a que es natural, una dieta rica en antioxidantes es necesaria para mantener bajos niveles de radicales libres en nuestro cuerpo y seguir teniendo una buena salud. Mientras más radicales libres se acumulen en tu cuerpo, más estrés oxidativo vas a sufrir.

El jueves 10 de mayo tuvimos una showcooking en La Biotika, en la que se cocinaron platos de recetas sencillas con ingredientes antioxidantes. Os proporcionamos las recetas, cortesía del Granero Integral: 

BIRCHER ANTIOX CON YOGUR DE COCO

YOGUR DE COCO
• 20 cs Coco Instant
• 25 cs Agua
• 5 cs Mantequilla de almendra cruda
• 5 cs Zumo de limón
BIRCHER
• 10 cs copos de avena germinada
• 5 cs copos de teff
• 5 cp ANTIOX
• 5 cs Bayas del goji
• bebida de coco (5cs instant coco +
250ml agua)
• 1 manzana pelada y cortada en trocitos
pequeños
• 10-15 fresas
• 10-15 nueces


RAITA VEGANO ANTIOX DE PEPINO Y MENTA

YOGUR GRIEGO VEGANO
• 1/2 v anacardos remojados
• Zumo de 1 limón
• Agua al gusto (hasta conseguir la
consistencia de un yogur griego)
RAITA
• 2 puñados de menta o hierbabuena
fresca picada
• 10 cs del yogur griego vegano que
hemos hecho previamente
• 2 cp rasa sal marina
• 2 cp comino polvo
• 2 cp de superalimento BELLEZA
• 1/2 cp pimienta negra
• 2 pepinos medianos sin semillas, pelado
y cortado en daditos pequeños
ZANAHORIAS EN MELAZA AGRIDULCE CON ALBAHACA


MELAZA
• 6 cs aceite oliva
• 3 cs vinagre arroz o manzana
• 2 cs agrave
• 1/2 cp sal
• 1 cp canela
• 2 cp VISIÓN
ZANAHORIAS
• 1 cs aceite de oliva
• 20 zanahorias peladas y cortadas en
cuartos
• 1/4 vaso de agua
• Un puñado de albahaca fresca

jueves, 17 de mayo de 2018

MACROBIÓTICA Y LAS ESTACIONES: PRIMAVERA Y ELEMENTO MADERA

La filosofía y medicina oriental se fundamentan en la observación de la naturaleza y sus ciclos de transformación para entender los movimientos del Ki o “Energía Vital” que dan lugar a las manifestaciones materiales e inmateriales. Esto por ejemplo podemos verlo en el ciclo vital de los seres vivos desde su concepción, pasando por las etapas de crecimiento, desarrollo, madurez y envejecimiento hasta finalmente su muerte. Y en los días sucede lo mismo desde que amanece, pasando por el medio día, el atardecer y el anochecer hasta que finalmente llega la noche.

La Macrobiótica sintetiza los conceptos energéticos de la sabiduría oriental y los lleva a la práctica diaria permitiéndonos entender las relaciones causa-efecto, sincronizar con los ritmos naturales y armonizar cuerpo, mente y emociones.

La Primavera…

Después de la adversidad climática del invierno comienza un movimiento de expansión e incremento del Kien la superficie de la Tierra, adviene la primavera y con ella el viento que sacude los bosques, esparce el polen y dinamiza el ambiente. La energía latente de las semillas se manifiesta en los primeros brotes y yemas de los árboles que más adelante y con la ayuda del aumento de luz y calor darán lugar a un paisaje florido y de vegetación abundante. De la misma manera los animales abandonan sus madrigueras y los períodos de hibernación y letargo para desarrollar sus actividades al aire libre.

Esta etapa del año nos invita a entrar en acción para desarrollar nuestros proyectos y actividades.En consecuencia es importante ocuparnos de “limpiar y ajustar” el organismo para direccionar nuestro rumbo y llevar a cabo satisfactoriamente nuestras tareas matutinas, es decir, “una puesta a punto para arrancar motores y que no se nos gripe el vehículo a mitad del camino”. A continuación veremos algunos alimentos y hábitos de estilo de vida que pueden ayudarnos a armonizar con el “ciclo energético” relacionado con la primavera.

En Macrobiótica y filosofía oriental se asocia la primavera al Elemento Madera, dentro de un ciclo de 5 Elementos: Madera, Fuego, Tierra, Metal y Agua. Los Elementos son como estaciones de paso que hay entre un extremo yin y otro yang y nos permiten interpretar la naturaleza según los distintos tipos de movimiento del Ki, a saber, ascendente, expansivo, descendente, contractivo y fluctuante.


En el cuerpo humano el Elemento Madera se relaciona con el hígado y la vesícula biliar. El primero llega a pesar hasta dos kilos y es el encargado de llevar a cabo más de 550 funciones en nuestro cuerpo relacionadas con el metabolismo, la digestión, el almacenamiento de sangre y nutrientes y los procesos de transformación y eliminación de toxinas. Por otro lado la vesícula es la encargada de almacenar y liberar la bilis durante el proceso digestivo.

Desde el punto de vista energético y funcional el hígado dinamiza uniformemente el Kipor todo el organismo, controla los tendones y ligamentos, se abre en los ojos y se manifiesta en las uñas.

Cuando el Elemento Madera se ve afectado pueden aparecer algunas manifestaciones sintomáticas como fatiga, dolor muscular, rigidez articular, migrañas, vértigos, menstruación irregular, síndrome premenstrual, uñas quebradizas, vista cansada, visión borrosa, intranquilidad, indeterminación y mal humor. Las emociones que más afectan al hígado son el resentimiento, la frustración y la rabia,manifestaciones habituales en persona con desequilibrios en el Elemento Madera.

Estilo de Vida

Es conveniente evitar factores relacionados con nuestro estilo de vida como son el estrés, el cansancio extremo,la competitividad, comer rápido y  en exceso,no salir de la ciudad, fijar demasiado la vista, exponernos continuadamente a pantallas luminosas y la intranquilidad. Por el contrario podemos beneficiarnos practicando algún tipo de ejercicio físico moderado y meditación, manteniendo el contacto con la naturaleza, cenando pronto, reduciendo la exposición a aparatos electrónicos y pantallas luminosas e incluyendo plantas verdes en nuestra casa.

Alimentación Energética

Durante el invierno solemos elegir alimentos concentrados, grasos y calóricos así como cocciones largas, pero con la llegada de la primavera estos alimentos y estilos de cocción deberían ir dando paso a alimentos más ligeros, frescos y menos grasos junto con métodos de cocción menos prolongados y más livianos para descargar los excesos y contribuir a la libre circulación del Ki por nuestro cuerpo.

Entro los alimentos y métodos de cocción que nutren y benefician al Elemento Madera podemos encontrar:cebada, centeno, bulgur, lentejas, judías mungo, tempeh, guisantes, alcachofas, apio, brócoli, rabanitos, cebollino, perejil, diente de león, picles, chucrut, té kombucha, kvas de remolacha, germinados, algas wakame y chlorella, setas shitake, fresas, moras, ciruelas, manzana ácida, vinagre natural y cocciones al vapor, salteados y escaldados. En general los colores verdes que revelan la riqueza en clorofila de los vegetales y el sabor ácido son beneficiosos. Por el contrario es conveniente evitar o reducir en todo lo posible comida chatarra, comida pre-cocinada, horneados, frituras, azúcar, carnes rojas, embutidos,huevos, lácteos, alcohol, café, exceso de picantes y especias, y aditivos 

Saber elegir y preparar adecuadamente los alimentos es fundamental para llevar una alimentación equilibrada adaptada a nuestras necesidades individuales según nuestra constitución, edad, sexo, actividad, lugar de residencia y estación del año en que nos encontremos. Aplicar dietas generalistas y conceptos estáticos en nuestra alimentación puede perjudicar nuestra economía energética y debilitarnos. Por el contrario poner en práctica los conocimientos energéticos que enseña la macrobiótica en nuestra alimentación permite crear una dieta personalizada para nutrirnos de manera óptima.

Mario Sánchez Écija – Naturópata
Colaborador Cursos de Macrobiótica y Fermentados en Aula de Estudios de La Biotika